jueves, 14 de enero de 2016

Diego Velazquez

 

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez es de origen andaluz, nació en Sevilla en el año 1599, lo que le sitúa de lleno en el arte barroco, siendo el pintor más representativo de este movimiento en España y conocido en todo el mundo por sus aportaciones a la pintura y a las Historia del Arte en general siendo un pionero en movimientos posteriores como el impresionismo.
Velázquez tuvo su formación en Sevilla, su maestro se llamaba Fancisco Pacheco, un reputado pintor que tenía amplios conocimientos de iconografía y de pintura. Es un momento en que Sevilla vive una época en la que grandes pintores van a surgir en la ciudad, Zurbarán o Murillo se mueven en unas fechas parecidas, así que el ambiente artístico era importante en la capital de Andalucía.
En Sevilla Velázquez aprende a pintar obras en claroscuro, realiza los objetos con un realismo fotográfico y introduce personajes populares en sus obras.
Se casó con Juana Pacheco poco después de conseguir la entrada en el gremio de pintores de Sevilla, Juana era hija de su maestro Francisco.




El Arte Barroco

Las raíces del barroco se localizan en el arte italiano, especialmente en la Roma hacia 1630 y se desarrolló en los cuarenta años siguientes. A partir de ese momento se difundió por todas las naciones de Europa.

El arte barroco jugó un papel importante en los conflictos religiosos de este periodo. Frente a la tendencia protestante a construir los edificios para el culto de una manera sobria y sin decoración, la iglesia católica usó para sus fines litúrgico las características del arte barroco.
El papado reaccionó contra la división que provocó la reforma iniciada por Lutero generando el movimiento que se conoció como la contrarreforma. La arquitectura y la escultura y la pintura fueron utilizadas para el prestigio de la autoridad papal e ilustrar las verdaderas de la fe. En este sentido se puede afirmar que el barroco es la expresión estética de la contrarreforma.

La monarquía utilizó la magnificencia de este arte para poder hacer propagandas que los beneficiasen, ya sea en el arte o en la sociedad.

Entre los más destacadas pintores de este periodo se encuentran:
- Caravaggio.
- Rembrandt
- Rubens.
- Velázquez.
- Poussin.
- Vermeer.


Las características generales del arte barroco son:
- El desarrollo de nuevos géneros como bodegones, paisajes, retratos, vanitas.
- Se a enriquece la iconografía de temas religiosos.
- Existencia de una tendencia y una búsqueda del realismo que se conjuga con lo teatral y lo efectista.
- El color (que predomina sobre la línes), la luz ( que dibuja o difumina los contornos, define también el ambiente, la atmósfera del cuadro, y matiza los colores) y el movimiento, son los elementos que definen la forma pictórica.
-También es característico la energía y la tensión.
- Una intensa espiritualidad aparece con frecuencia en las escenas de éxtasis, martirios y apariciones milagrosas.
- La insinuación de enormes espacios es frecuente en la pintura y escultura barrocas.
- El naturalismo.
Las figuras no se representan en los cuadros como simples estereotipos sino de manera individualizada, con su personalidad propia. Los artistas buscaban la representación de los sentimientos interiores, las pasiones y los temperamentos, magníficamente reflejados en los rostros de sus personajes. La intensidad e inmediatez, el individualismo y el detalle del arte barroco -manifestado en las representaciones realistas de la piel y las ropas- hicieron de él uno de los estilos más arraigados del arte occidental.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada